122. Ideas para discutir con el otro

Ir de fiesta

Tienen una fiesta. Nada importante, esas fiestas medio de compromiso. Hay fiestas que vas con el corazón y otras que vas con el cuerpo; otras que vas pero no vas. Una pareja, difícilmente coincida en el interés de concurrir a un evento. Pasan muchos años para que los invitados sean los dos. En general uno lleva al otro.  Continuar leyendo

121. Los peleados con el amor

Se oye, en los pasillos de las universidades o en los baños de las oficinas, que algunas personas muestran cierto desinterés por las relaciones amorosas. Sostienen que el amor ya les pasó y están orgullosas de no tener una relación enfermiza ni con el concepto ni con el acto. El amor, mientras no lo domes, te mea en la cabeza. Personas que se sienten libres de un mandato y pregonan militantemente la decisión tomada. Lo que no entiendo es porqué ponen esa cara. Continuar leyendo

120. Volver a estar solo

Más de una vez, estando en pareja, te imaginas viviendo “para siempre” con esa persona que tenés al lado. Te cierra, porque podés hacer más o menos todo lo que te imaginabas: cine, cena, pochoclo, caminatas, algún que otro viajecito, visitar amigos, dormir cucharita y todas esas cosas que lees en Facebook que hacen tus amigos que tienen incontinencia de exposición y no discriminan la diferencia entre lo íntimo y lo personal. Esas personas que trasladan el minuto a minuto de sus vidas a una red social, justamente lo que les falla es la red individual y subjetiva. El miedo a ser olvidado impulsa la privación de la dulce sensación de ser extrañado. Continuar leyendo

119. Carta de una enamorada a su psicóloga

“Mire María Esther, decidí escribirle estas líneas para ver si de esta forma nos podemos entender mejor. Ante todo quiero decirle que la considero una excelente profesional. Se, por todos estos años de terapia, que usted es una psicoanalista seria y competente. Una vez vi en Facebook que iba a dar una conferencia en una asociación de psicólogos. Continuar leyendo

118. Las primeras etapas de una separacion

1. Sorpresa

Muchos sostienen que con el tiempo la pasión decae. Y, en nombre de eso, se bancan lo peores ninguneos. Pero a veces, decae el vínculo, y cuando eso sucede, la relación explota en cuestión de días. Uno de los dos comienza a comportarse cada vez más raro, se abraza al silencio como quien quiere huir del conflicto, como quien esconde la mano después del piedrazo.

Entonces preguntás qué pasa y ahí ocurre la primera detonación. Creés que es un mal sueño, quedás en estado de shock. No podes creer que esa persona tan cercana, ahora parezca tan lejana. Continuar leyendo

117. Perdida: un amor caprichoso

Se viene la entrega de los premios Oscar y nos invade una lista de títulos como si te dijeran “tenés que mirarlos todos antes del 22 de febrero para saber de qué se trata y no sentirte un tonto”. Más de un lector (en su mayoría hombre), me escribió pidiéndome una reflexión sobre la película Perdida, como requiriendo complicidad, auxilio o hasta solicitando un aventón. Es un thriller, una historia de amor tóxico, una infidelidad con mal destino, un policial bien americano o de cómo nunca hay que confiar con quien dormís. O de cómo caretear las emociones, o de cómo el amor es una media que se da vuelta de un momento a otro. Continuar leyendo

116. El arrastrado

Querida Nacha:

                                  Disculpame que te escriba, pero ya no sé cómo acercarme a vos. El tiempo se detuvo hace muchos días y ando como un tonto. Me cuesta estar despierto, y a la mañana lo único que espero es que se haga de noche para tomarme una pasti y dormirme con la esperanza de soñarte. Continuar leyendo

115. Los amores fugaces

El instante

Hacer un viaje es una caja de sorpresas. Como en una bolsa de supermercado ponés ahí un abanico de expectativas: descansar el cuerpo pero activar la cabeza para el año que comienza, anestesiar los pensamientos pero dormir tres horas por día, hacer vida social para conocer gente real, conectarte con la naturaleza, conocer al amor de tu vida o simplemente sacarte de encima a quien considerabas el amor de tu vida, aceptando el error garrafal de concepto. También, tomarse unos días de descanso, es una oportunidad para el instante. Continuar leyendo

114. Un amor anarquista

Les presento a la señorita América Scarfó, una incipiente anarquista que sabe usar la pluma. Fue la compañera de Severino di Giovanni, el anarquista fusilado por el dictador Uriburu el 1º de febrero de 1931. Un día después era también fusilado el hermano más querido de América: Paulino Scarfó. En 48 horas le habían arrancado, a la adolescente de 17 años, sus dos más grandes cariños. Quedó sola, en un mundo absolutamente enemigo. Continuar leyendo

113. La paciencia en el amor

El cine y el amor

La mayoría de las películas terminan donde deberían empezar. Te muestran el enredo, los obstáculos y los malos entendidos, pero cuando llega la parte más jugosa, más difícil, más desconocida, se termina la película. Salvo en la saga de “Antes del amanecer” de Linklater que arranca en 1995 y termina en el 2013, la mayoría de las películas se terminan en lo mejor. La secuela de una historia de amor que empieza en la pantalla, termina siendo una invención de tu propia neurosis. Continuar leyendo