Amores líquidos

La liquidez se puso de moda. Contra lo sólido, todo se desvanece en la postmodernidad, la fugacidad define el modo de relacionarse y los pensadores piensan cuál es la mejor manera de pensar la “cosa en sí”. Lo líquido aprovecha las grietas, se mete por los intersticios donde no es tan fácil llegar y te invade más allá de tus voluntades. La potencia de lo líquido puede llegar a liquidarte, porque todo lo que creés atrapar de inmediato se fuga por las hendiduras de tus dedos o por las rendijas de tu corazón. Continuar leyendo

El huevo y la gallina

Anda circulando por ahí un corto llamado “Chicken or The Egg” de Christine Kim & Elaine Wu donde cuenta la dulce historia de un cerdo que tiene una adicción a comer huevos… le gustan, los disfruta. Los huevos son para él, oralidad mediante, un modo de ser feliz. Una tarde, en el bar donde está comiendo su anhelada ración, entra una hermosa gallina que lo encandila con sus bellos atributos; el cerdo desespera de amor y no puede hacer otra cosa que perderse entre sus curvas. Es ahí donde se le presenta el dilema ¿con quién se queda? ¿Con el huevo o la gallina? Continuar leyendo

Los adictos al amor

Pero escuchame una cosa, ¿no podés parar dos minutos? ¿Quién te dijo que el amor es buen negocio? Para personas como vos no lo es. Para que el amor garpe tenés que tener resto, o vos te crees que con el solo movimiento de tu fibrilación ventricular el otro cae rendido a tus pies. Continuar leyendo

Los vínculos puente

- No sé si voy a poder hacerlo.
- ¿El qué?
- Intentar concentrar toda mi vida entre hoy y el viernes.
Los puentes de Madison, 1995.

 

Los clavos no son una buena metáfora para el amor. Mientras el clavo inmoviliza y elimina el movimiento, el viento sabe dónde y cómo soplar. Depender de un clavo para que saque a otro clavo denota claramente la falta de herramientas para tales fines y un escasísimo sentido de la creatividad. La pretensión de que una nueva presencia hace olvidar una gran ausencia empobrece el día a día y nos transforma en seres compulsivos en busca de un parche con el contorno de una figura humana. Continuar leyendo

El que deja y el dejado

“Las palabras nunca alcanzan
cuando lo que hay que decir desborda el alma”.
Julio Cortázar
 

No hay peor noticia que el común acuerdo. Separarse de común acuerdo empobrece el delicado vértigo de aprender de una ruptura y una separación insulsa corresponde a un tibio transitar sin pena, sin gloria y sin pasión. Contra el común acuerdo, está bueno que en una separación uno corra con la culpa y el otro con el abandono; ahí hay sangre, abismo, turbulencia. Si las parejas se separaran de común acuerdo, chau poesía.  Continuar leyendo

El cornudo

Parece un chiste, pero todos los años, el domingo más cercano al 11 de noviembre se conmemora el día del cornudo. Una celebración nacida en un pueblo italiano de unos 200 habitantes llamado Rocca Canterano, donde cada año se celebra la Festa dei Cornuti. El evento consiste en homenajear a San Martín, obispo de Tours y patrón de todos aquellos a quien su pareja ha engañado en un momento de sus vidas. Preside el sencillo homenaje un personaje al que llaman el “gran cornudo del año”, que lleva en su cabeza unos cuernos prominentes simbolizando la infidelidad. Mientras tanto, en los alrededores, suena música medieval y varios juglares cuentan historias sobre hombres engañados y desdichados. En el Imperio Romano, cuando el guerrero se ausentaba por largos periodos; a su regreso, le regalaban un par de enormes cuernos rodeados de monedas y, en muchos casos, con la noticia de que en su ausencia, sus esposas habían incursionado en nuevos amores. Continuar leyendo

Cuando odiamos por amor

“Ya no te amo, mi amor”.
Julio Cortázar

Hola Julián, no pensaba escribirte. Mi amiga la Negra me dijo que no vale la pena escribirle a un pelotudo pero ¿sabés qué? Hay tipos tan idiotas que ni siquiera saben que son idiotas. Me importa un cuerno tu infancia y todas esas justificaciones absurdas, vos, como persona, sos un desastre… no tenés corazón. Sos un pésimo especulador, creíste que iba a bancar tus ausencias de por vida. No man, te equivocaste fiero. El que miente lo hace porque no tolera quedar al descubierto y eso te transforma en un cobarde. ¿Tan difícil era decir que ya estaba bien, que fue bueno mientras duró y toda esas sartas de frases comunes que se utilizan para mandar a la mierda a la otra persona? Explícame cual es el negocio de estirar todo hasta las últimas consecuencias. No me vas a decir que sos de los que piensan que las propias decisiones las tienen que tomar los demás. Continuar leyendo

El sexo tóxico

1. El sexo como manipulación
Muchas veces la palabra tiene lengua corta y lo silenciado descansa en lo corporal corriendo con el riesgo de un desmadre. El cuerpo suele ser el camino más corto a la hora de vincularse y, para muchos, un arma letal de manipulación. La condición no es la belleza del cuerpo sino la fascinación que el otro tenga sobre esas determinadas curvas. El sexo y el poder van de la mano a la hora de manipular, uno es el medio y el otro es el fin… el fin de la ternura. Continuar leyendo

La crueldad en el amor

“La crueldad en el amor se siente cuando
dejas de pensar en eso que te enamoró”.
Pablo Neruda
 

“Yo no me merecía esto. Puse lo mejor de mí para que funcionara y mirá como terminamos… entre silencios y reproches. Lo que más me duele es que te creí. Te creí cuando me hablabas del futuro, de que nos íbamos a ir de vacaciones a La Pedrera. Te creí cuando en Falabella me dijiste que te gustaban los muebles blancos. Confié en esa mirada cristalina que sostenía con firmeza todo lo que pensaba. ¿Será que las personas de ojos claros son peligrosas? Continuar leyendo

49 pistas para recorrer los vínculos amorosos

  1. La infidelidad la define el otro.
  2. Mientras que el cornudo es la víctima, el celoso es el victimario.
  3. Ser celoso habla mal de vos mismo.
  4. El papá de la celosa compulsiva suele ser medio garca.
  5. El celoso nunca está preparado para tomar una decisión.
  6. Una mosquita muerta en cualquier momento resucita.
  7. Uno es lo que el otro le permite.
  8. Al culposo se lo alimenta con la victimización.
  9. El pollerudo es un pistolero converso. Continuar leyendo