Test: Volkswagen Amarok

#Conduciendo

Volkswagen decidió con la camioneta Amarok introducirse en un mercado donde nunca había tenido participación y ofrecer una nueva posibilidad para ampliar la línea de modelos. Con similares rasgos en su interior a los vehículos sedán y un impulsor diesel 2.0 litros TDI, la pick-up se destaca por la capacidad de trabajo y sus extensas configuraciones tanto en tracción completa como en 4×2.

Sus prestaciones en el transporte citadino nos han dejado sorprendidos para bien. A pesar de sus imponentes medidas (5261/1944/1834/3095), se transitó con total comodidad y desenvoltura gracias a las cualidades del equipamiento interior, la posición de manejo y las dimensiones del habitáculo. A su vez, el confort de marcha en el trayecto extra-urbano ha cumplido los objetivos con sus 163 caballos de potencia y una velocidad final de 180 kilómetros por hora.

Gran parte de los clientes de los vehículos 4×4 cuando buscan una camioneta en el mercado la seleccionan por su capacidad off-road. En este caso, la Volkswagen Amarok también a demostrado estar a la altura de las circunstancia. A pesar de equipar un pequeño motor de dos litros que acentúa su fuerza a pocas revoluciones, dispone de un gran comportamiento dinámico en el barro.

Claramente la competencia es mano a mano con la Toyota Hilux que lleva años de experiencia en el mercado. Esto lleva a comparar los modelos y a las opciones que brindan cada marca. La unidad de Volkswagen tiene ocho versiones que van desde los 130.000 hasta los 190.000 pesos aproximadamente y su rival comercializa once configuraciones que rondan entre los 110.000 y 190.000 pesos.

El equipamiento esta un paso más arriba si se lo compara con cualquiera de sus compañeros de gama. Con reproductor de radio AM/FM con cargador para CD, puerto USB, lector de tarjetas tipo SD, Bluetooth y Mp3, el sistema de sonido brinda cualidades que ponen a la Amarok como el modelo con más opciones del segmento.

Además, en cuestión de seguridad incorpora el sistema de frenos ABS (antibloqueo), el EBD (distribución de la fuerza del frenado electrónicamente), la asistencia al frenado de emergencia (BAS) y los controles de estabilidad (ESP) y de tracción (TCS).

Uno de los puntos más flojos, pero que pasa en casi todas las camionetas doble cabina, es la incomodidad de las plazas traseras. En cualquier viaje de corto recorrido no se nota la molestia de ir en los asientos posteriores, pero a medida que el cuenta kilómetros empieza a rodar sin parar el fastidio se hace mayor y dan ganas de pasarse a las confortables butacas delanteras. Claro que en comparación a sus competidores es una de las mejores, sólo poniendo por encima a la imponente Dodge Ram.

La conclusión es que Volkswagen comienza a explorar nuevos caminos con la Amarok y el primer paso lo ha dado con total seguridad y con un modelo que dará que hablar a los largo de los años.

[nggallery id=75]