La “Lica-ntropía” de rey Licaón, el primer hombre lobo

Etimología de la palabra licantropía y el origen del célebre mito de la luna llena

Si uno tuviera que destacar a aquellos seres de la Mitología Griega que poseían cuerpos con una combinación de anatomía animal y humana destacaría seguramente al Minotauro, a los sátiros, a las sirenas, a los centauros, entre otros. Pero en esa selección de personajes dejaría de lado al hombre lobo con justa razón, ya que el célebre mito del hombre que se transforma en lobo se caracteriza por la no convivencia de ambas humanidades a un mismo tiempo, es decir, o es hombre o es lobo según el momento de la metamorfosis, a pesar de que ese lobo esté completamente ergido. En ese sentido, la leyenda del hombre lobo ha estado relegada entre los mitos griegos y ha aparecido en otras fábulas más cercanas a la era moderna (y tal vez en la Edad Media), ligado principalmente a otros seres aterradores como Drácula y Frankestein, por citar algunos ejemplos. Sin embargo, como no podía ser de otra manera, la superstición tiene su recóndito origen en la Mitología Griega, a tal punto que la propia palabra licantropía (habilidad de un hombre de transformarse en lobo) proviene del nombre de un antiguo rey de la Arcadia, llamado Licaón.

Licaón fue convertido en lobo por Zeus y su mito designa el aspecto feroz e inhumano de los hombres

Licaón fue convertido en lobo por Zeus y su mito designa el aspecto feroz e inhumano de los hombres

Las mujeres más destacadas de la Mitología Griega

Las féminas que dejaron su huella entre los mitos griegos

El Día Internacional de la Mujer bien pudo haber nacido como homenaje a ellas y no como “recordatorio” de una de las masacres más grandes de la historia llevadas a cabo contra las mujeres, ya que a través de sus leyendas dejaron su marca imborrable en el género y en la que cada una de nuestras heroínas encarna un atributo especial de las féminas. Y en ese sentido, pasaremos a conocer los mitos de trece mujeres (diosas y mortales) que son parte muy inherente de nuestra cultura.

HERA: Era la diosa más importante por ser esposa de Zeus, el máximo dios de la Mitología grecoromana. Hija de Gea y Cronos, era la personificación del resguardo a cualquier costo del matrimonio. Sus historias nacen habitualmente de las venganzas perpetradas contra las amantes e hijos bastardos de su esposo Zeus y, a pesar de esto, su rechazo inexorable a las propuestas indecentes de sus pretendientes, en pos de conservar lo sagrado del himeneo. El caso más relevante es el de Heracles (o Hércules), que fue el fruto de la infidelidad de Zeus con la mortal Alcmena, llamado en un primer momento Alcides en honor a su abuelo. Sin embargo, para aplacar la ira de Hera, Zeus le cambió el nombre a Hera-Kles, que en griego significa “gloria de Hera”…

Hera, la esposa de Zeus y reina del Olimpo. Es la personificación "sagrada" del matrimonio

Hera, la esposa de Zeus y reina del Olimpo. Es la personificación “sagrada” del matrimonio

Continuar leyendo

“La leyenda de Hércules”, la nueva película de Hollywood sobre el héroe griego

Aciertos e incorrecciones del nuevo film sobre el más célebre de los personajes de la Mitología Griega.

Que la mayoría de las personas reconozcan a Heracles como Hércules es la razón obvia (y marketinera) por la que tanto el nombre de la película, del director Renny Harlin, como el personaje adopten el “seudónimo” con el cual los romanos denominaron al mayor héroe de los griegos cuando el Imperio se apropió de su cultura. Y es por esto (primera crítica inexorable) que, ya desde el vamos, se incurre una contradicción cuando en el film se intenta explicar que el origen del nombre que recibe el héroe es en homenaje a la diosa Hera, ya que dicho honor es en base a Hera-kles (en griego, “gloria de Hera”) y no a Hércules.

Kellan Lutz es Heracles (o Hércules) en la nueva película sobre el hérore

Kellan Lutz es Heracles (o Hércules) en la nueva película sobre el hérore

Continuar leyendo

Los enamorados de la Mitología Griega

Las leyendas de amor más emblemáticas entre los mitos griegos

Si bien la historia del “Día de los Enamorados” posee distintas adaptaciones respecto de su origen (como la del sacrificio del Sacerdote Valentin, que desafió al emperador romano Claudio II por prohibir éste los matrimonios a los jóvenes, hecho que propició el nacimiento del Día de San Valentín), nosotros haremos referencia obviamente a aquella versión que remite a la Mitología Griega. Según dicha interpretación, el Día de los Enamorados es anterior al Día de San Valentín, y se remonta al propio Imperio Romano, donde los habitantes efectuaban sacrificios y todo tipo de adoraciones a Eros (o, como lo bautizaron los romanos, Cupido), dios de la pasión e hijo de Afrodita, a su vez diosa del amor y la sexualidad. Estas celebraciones y libaciones a Eros incluían, por supuesto, el pedido al dios de que le hincara la flecha del amor al ser amado deseado y así ser correspondido.

Eros, el dios de la pasión al que los antiguos romanos pedían la correspondencia en el amor

Eros, el dios de la pasión al que los antiguos romanos pedían la correspondencia en el amor

Continuar leyendo

Europa, la joven raptada por Zeus que dio nombre al continente

El mito del secuestro para dar cuenta del nacimiento de la tierra de Europa

Que el “Viejo Continente” haya tenido la particularidad de no haber sido el territorio de origen del “homo sapiens” u “Hombre de Cromagnon”, no hizo más que alimentar el mito. En ese sentido, es sabido que el único ser vernáculo de Europa fue el “Hombre de Neanderthal”, con lo cual el advenimiento de una especie más avanzada y cercana a nosotros tuvo que germinar en otras regiones, situación similar a la que se realza en la Mitología Griega, donde la hija de un rey fenicio, de nombre Europa, llegó a las costas de Creta luego de ser secuestrada por Zeus. Si tenemos en cuenta que la civilización fenicia era al momento de la leyenda un pueblo sin tierra de origen asiático (más tarde, precisamente uno de los hermanos de Europa –Fenix- fundará la patria de Fenicia), podemos establecer que el rapto de Europa manifiesta de alguna manera la emergencia del continente europeo.

El rapto de Europa, del artista Rembrandt

El rapto de Europa, del artista Rembrandt

Continuar leyendo

La Caja de Pandora: la “Eva griega” y el origen de la misoginia

La misoginia ideológica en los mitos de Eva y Pandora, y el origen de la frase “es una caja de Pandora”. 

La leyenda de Adán y Eva ha calado tan profundo en nuestra cultura que muchos de los más ortodoxos creyentes (y no tanto) creen que el mito de la manzana fue un hecho inexorablemente real. No obstante, en esta oportunidad, lo que me interesa destacar es, no a quien consume el discurso ideológico que seguramente existe detrás del mito, sino, concretamente, a los hacedores del mismo. Y es que no caben dudas, al menos para los laicos, que la historia de Eva incitando a Adán a pecar comiendo la manzana prohibida no es más que una construcción ideológica que endilga a las mujeres la cabal responsabilidad por los males del mundo: a partir de entonces, “el ser humano debió trabajar para conseguir el pan de cada día, la mujer se obligó a sufrir horrorosos dolores al parir”, etcétera, etcétera.

Pandora es el "equivalente" griego de Eva, que en la mitología judeo-cristiana desatará el caos al morder la manzana prohibida

Pandora es el “equivalente” griego de Eva, que en la mitología judeo-cristiana desatará el caos al morder la manzana prohibida

Continuar leyendo

Prometeo y la censura religiosa a la evolución humana

La leyenda de Prometeo encadenado o la historia de la censura religiosa contra el progreso humano 
El progreso del hombre casi siempre fue mirado de reojo y hasta objetado por las distintas religiones, a tal punto que, como sabemos, diferentes astrónomos y filósofos de la Edad Media fueron amedrentados con la muerte si es que atentaban contra la doctrina teológica del Cristianismo, bajo el funesto mote de “herejes”. Los claros ejemplos son Giordano Bruno y Galileo Galilei, uno con peor suerte que el otro, aunque en ambos casos la prohibición de sus hipótesis supuso un entorpecimiento en contra del progreso del hombre en el campo del conocimiento. Y es que condescender con sus respectivas teorías implicaba lisa y llanamente derruir las bases de los credos religiosos de la Iglesia Católica. Sin embargo, siento que las contravenciones contra los pensadores estuvieron siempre presente a lo largo de la historia, en distintos grados y con diferentes matices. En ese aspecto, adentrándonos ya en el mito de Prometeo, podemos discutir si su leyenda puede ser considerada una “advertencia” por parte de los devotos a los filósofos de aquel momento o simplemente una personificación de la evolución del hombre y nada más que eso.
En ese sentido, planteo una hipótesis que admite discusiones: Si Prometeo es la personificación de la evolución del hombre, ¿la leyenda de su castigo representa a su vez una censura contra el progreso real del ser humano? No obstante, para discutir sobre ella debemos primero conocer el mito del Titán benefactor de la humanidad.
Prometeo era hijo de Jápeto y hermano, entre otros, del Titán Atlas, a quien Zeus había condenado a sostener la bóveda del cielo sobre sus espaldas. Inteligente de nacimiento, Prometeo puso dicho intelecto al servicio de los hombres, a quienes amaba por sobre todas las cosas. Entre los beneficios que nuestro héroe brindó a la humanidad se encontraban los antídotos para las enfermedades, la construcción, las matemáticas, la astrología, la formación de palabras con la agrupación de letras (lengua), entre muchas otras cosas, como puede observarse en la obra atribuida a Esquilo, “Prometeo Encadenado”. Esta extensa lista de descubrimientos nos hace ver a las claras que, como tantos otros dioses y titanes de la Mitología Griega que encarnaban entes inmateriales, Prometeo es la personificación de la evolución y el progreso del hombre.
"Prometeo encadenado", la  obra del poeta Esquilo.

“Prometeo encadenado”, la obra del poeta Esquilo.

La transición de la Troya incendiada a la fundación de Roma: ¿Eneas o Rómulo y Remo?

Mientras tu vivas jamás declarare vencida a Troya“. (La Eneida, Libro 8)

Discusión acerca de la fundación de Roma: ¿los romanos son los troyanos?

Creer que troyanos y romanos coinciden solamente en una cacofonía axiomática sería incurrir en un desliz imperdonable, ya que el nacimiento de la actual capital italiana tiene mucho que ver con la herencia de la mítica ciudad de Ilión, al menos para aquellos que somos adeptos a los mitos y leyendas.

Así como Roma -en su apogeo- fue considerada la ciudad más avanzada de la época, dicha cualidad también le fue atribuida a Troya por los grandes historiadores y poetas. No obstante, esta similitud podría ser considerada, con toda razón, como casual. Ahora bien, si nos adentrásemos en la Edad Media, podríamos observar que muchas sociedades, para potenciar su estirpe, buscaron puntos de conexión con los troyanos, puesto que éstos fueron honrados durante este período histórico con los honores que no tuvieron en la Antigüedad. En efecto, esta carencia se dio por el simple hecho de que gran parte de la era Antigua estuvo dominada, cultural y filosóficamente, por los griegos, quienes resaltaron como “hazaña histórica” la conquista e incendio de la ciudadela con el artificio del Caballo de Troya. Es decir que a la célebre frase de Michael Foucault, “Discurso es poder”, podría agregársele un complemento que articule la fórmula inversa: “Poder también es discurso”. El discurso, según el filósofo francés, adquiere un poder que en realidad pertenece a la institución que lo ejecuta. Es por eso que se entiende que el mito del Caballo de Troya como epopeya haya adquirido poder gracias al dominio cultural de los griegos en su época. Por el contrario, Odiseo, sus artilugios y los griegos en general se ganaron en la Edad Media el infeliz mote de embusteros cuando el mundo ideológico estuvo dominado por los romanos y, sobre todo, el Cristianismo.

Eneas, escapa de Troya junto a Anquises, Ascanio y Creusa, aunque su esposa se perderá en el camino.

Eneas, escapa de Troya junto a Anquises, Ascanio y Creusa, aunque su esposa se perderá en el camino.

Continuar leyendo

El aterrador Infierno de Dante (2da parte)

Los personajes de la Mitología Griega que sufren en el Infierno de la Divina Comedia

Segunda parte: El Bajo Infierno

Habiendo ya recorrido la primera parte de esta nota, el Alto Infierno, ahora es tiempo de hundirnos aun más en sus profundidades, hasta llegar hasta los aposentos de Satán. ¿Te animás?

“¡Vexilla vegis prodeunt Inferni!” (¡Avanzan los estándares del rey del Infierno!”) (La Divina Comedia, canto XXXIV)

Sexto Círculo: Los herejes.

En este círculo se castiga a aquellos que practicaron la herejía contra Dios, con lo cual, ningún personaje de la Mitología Griega sufre castigo aquí. Sin embargo, podemos advertir la presencia del  filósofo ateniense Epicuro, quien además de pregonar una corriente ideológica “hedonista”, negaba la existencia de las almas,  lo que lo convierte en un explícito hereje para el Cristianismo. Aquí, los condenados sufren la desdicha de vivir eternamente en sepulcros.

Infierno sexto círculo

Los herejes sufren la desdicha de vivir eternamente en sepulcros.

Continuar leyendo

Los personajes de la Mitología Griega que sufren en el Infierno de Dante

Los héroes griegos también se van al Infierno en la Divina Comedia.

Primera parte: El Alto Infierno.  (para acceder al Bajo Infierno, hacé click aquí)

“Por mí se va a la ciudad doliente, por mí se va al eterno dolor, por mí se va con la perdida gente. Dejad toda esperanza los que entráis” (Divina Comedia, canto III)

Descubrir la Divina Comedia de Dante Alighieri se asemeja a que nos lleven con los ojos vendados a un lugar desconocido y, al permitirnos ver, encontrarnos con un manantial de agua cristalina que emerge de una montaña. En primer lugar, porque él puede saciar nuestra sed de conocimientos y, en segundo, porque su omnipotencia nos permite admirar una de las obras maestras más destacadas (sino la más) de la literatura universal. Y pensar que la base de ella, la plataforma argumentativa de casi toda la obra proviene de la Mitología Griega, sobretodo el primer texto que la compone, Infierno, el cual está inspirado en el célebre “Hades” o “Inframundo” que los antiguos griegos supieron temer. Pero más allá de que el Hades haya sido fuente inspiradora de su Inferno, Dante ubica en los distintos círculos del mismo a varios de los personajes griegos, legendarios e históricos, según los pecados que el autor considera que cometieron en su vida terrenal. De esta manera, tanto Aquiles, Héctor, Odiseo y Diomedes (entre otros) como Homero, Sócrates, Platón, Aristóteles y Averroes son castigados en el tenebroso infierno que el poeta florentino imaginó, allá por los inicios del siglo XIV.

Dante Alighieri leyendo su poema. Domenico di Michelino 1465

Dante representado con su obra en mano. Detrás, de izquierda a derecha, el Infierno, el Purgatorio y el Paraíso.

Continuar leyendo